Bienvenido

Esta bitácora tiene como objetivo compartir algunas ideas, noticias y datos que considero interesantes en conexión con el ámbito económico, social y político.
Son bienvenidos todo tipo de comentarios, críticas y sugerencias para mejorar este espacio.
Toda expresión la emito bajo mi entera responsabilidad y en nada compromete a las organizaciones o personas con las que estoy ligado.
"LA CRÍTICA NO HA QUITADO LAS FLORES IMAGINARIAS DE LAS CADENAS PARA QUE EL HOMBRE SOPORTE A ESTAS ÚLTIMAS SIN FANTASÍAS NI CONSUELO, SINO PARA QUE SE DESPOJE DE ELLAS Y RECOJA LA FLOR VIVA".

-Irving Zeitlin

3 de diciembre de 2011

Invitación

Se extiende una cordial invitación a presenciar la disertación en defensa de mi tesis doctoral, el próximo 7 de diciembre, a las 11 horas, en el aula 207 del edificio del Posgrado en Economía de la UNAM.

23 de noviembre de 2011

Comentarios al libro: Reflexiones sobre la crisis financiera


Comentarios al libro: Reflexiones sobre la crisis financiera.
Alfonso Mendoza Velázquez, Francisco López Herrera y Karen Watkins Fassler (coordinadores).
México: CIIE-UPAEP / FCA-UNAM.
Por: Mario Humberto Hernández López

El libro ofrece una mirada amplia sobre la crisis financiera, que aborda pero trasciende la coyuntura. Es un esfuerzo colectivo que reflexiona con rigor crítico la impronta que ha dejado la crisis provocada por el manejo desmesurado del capital financiero, en su fase neoliberal. La búsqueda por la valorización del capital, desapegado cada vez más de la esfera productiva, ha provocado una secuela de efectos perniciosos sobre la economía, y sus alcances se extienden sobre el nivel de vida de la población, particularmente en países como México, dadas sus vulnerabilidades productivas frente al exterior, y la dependencia estructural con respecto a la economía estadounidense.
La obra se compone de una introducción y nueves capítulos, uno de ellos de carácter conclusivo. En la Introducción, Gerardo Esquivel atiende una breve pero profunda reflexión sobre las condiciones que dieron lugar a una sobre-expansión crediticia, misma que involucró a las diferentes clases sociales no sólo en Estados Unidos, sino en México.
En el capítulo uno, Hernández Trillo analiza el marco internacional y sus efectos en la economía mexicana, reconociendo el impacto sobre tres áreas decisivas como el empleo, la recaudación tributaria y la pobreza. Con base en ello, el autor advierte las limitaciones de las políticas contra-cíclicas aplicadas por el gobierno mexicano, particularmente en lo respectivo a la política fiscal, lo que lo lleva a recomendar la reorientación de la política pública en México.
Lo anterior se sintoniza con las apreciaciones críticas de Fernando Paz Sánchez, quien desmitifica las virtudes del modelo neoliberal, reconociendo sus falencias y el efecto desarticulador de las políticas de aliento productivo en el país; a la sazón, subraya la miopía gubernamental al primero, negar la crisis, y luego, machacar políticamente que ésta “venía de afuera”. El análisis de Paz Sánchez acierta en reconocer el debilitamiento gradual de la economía mexicana desde la implantación del modelo neoliberal, que ha desatendido los motores endógenos de crecimiento, ante una sobreestimación de los motores exógenos, que ha favorecido a los poderes oligárquicos del país, en desmedro de las mayorías. De tal forma, es un acierto del capítulo reconocer la necesidad por reorientar la política económica en México, lo que necesariamente implica un ajuste en la coalición del poder político, en aras de una democratización efectiva de las decisiones sobre la ruta que lleva la economía, fundamento ineluctable de una auténtica reforma que incorpore a las capas más desprotegidas de la sociedad.
Más adelante, con rigor académico, pero de forma didáctica, Karen Watkins ayuda al lector a comprender la naturaleza de las crisis, las cuáles se derivan del desempeño del capital financiero, cuando se incrementan los valores de los activos financieros por encima de aquellos propios de la economía real, a ello se suman los problemas de información asimétrica y la globalización como catalizador del contagio entre las diferentes economías nacionales; al respecto, la autora ofrece una revisión sucinta de las recientes crisis en América Latina, que reconoce similitudes muy interesantes para el análisis de nuestras economías. Todo ello, sintetiza la autora, tiene un efecto microeconómico final, que la motiva a sugerir medidas tendientes a mitigar los efectos de las crisis en las organizaciones; medidas que confluyen en atender el valor productivo, un comportamiento innovador, y la prudencia financiera.
El capítulo cuarto, a cargo de López Herrera y Venegas Martínez, se concentra en la volatilidad del mercado accionario mexicano, mediante un análisis antes, durante y posterior al fragor de la crisis. Los autores hacen una revisión acuciosa de las causas de la crisis, para enseguida usar las técnicas econométricas en su análisis del índice de precios y cotizaciones, y concluir que la volatilidad en el IPC está referida a la exposición del mercado bursátil mexicano a los mercados externos, como un efecto propio de la integración financiera global. Tanto la desregulación como la apertura financiera, han sido causa de inestabilidad en el mercado bursátil mexicano, lo que afecta de forma adversa a la economía real. La consecuencia de ello es que los instrumentos financieros no potencien sus efectos positivos, y queden supeditados a consecuencias desfavorables, producto del desmesurado apetito por las ganancias de corto plazo y el rentismo.
Mendoza Velázquez concentra su atención en la moneda y las prácticas de especulación, durante el año crucial de la crisis: 2008. El autor explica cómo los instrumentos financieros afectaron negativamente a la depreciación del peso, y también, cómo la intervención del Banco de México mediante la subasta de dólares no tuvo una efectividad real que contraviniera la depreciación; lo que guarda sintonía tácita con las apreciaciones críticas de los demás trabajos que componen el volumen.
Cuecuechea y Da Rocha atienden un problema financiero central en medio de la crisis: el acceso al crédito y las remesas; al ubicarse en este nivel  de análisis, atienden además el problema de la pobreza en México. Evidentemente los efectos de la crisis han tenido como consecuencia un incremento de la pobreza real en el país, lo que se agrava en el caso de aquellos grupos que dependen de los ingresos de remesas. La crisis en Estados Unidos mermó, de tal suerte, sus ingresos reales y la posibilidad de acceder al crédito como instrumento de consumo. De ello se colige que deben revisarse los programas de combate a la pobreza, ya que la crisis global no es la única causa de la vulnerabilidad de este sector.
El capítulo siete atiende una interesante pero polémica dimensión subjetiva, con miras a “aprovechar” la crisis para favorecer el bienestar. Rojas reconoce primeramente, las limitaciones epistemológicas de la teoría económica convencional y el supuesto de racionalidad que se deriva, necesariamente acotado. Empero, el autor se ubica en un nivel de análisis abstracto que contribuye escasamente a la crítica del orden real-efectivo, soslayando los problemas infraestructurales de la vida material, que le lleva a apelar a una idealización de un bienestar abstracto, aunque moralmente deseable.
En el penúltimo capítulo, Gonzalo Castañeda reconoce el agotamiento del paradigma económico basado en los supuestos ortodoxos. Advierte el cambio y la complejidad sociales, lo que lo lleva al uso de un aparato crítico y una metodología sumamente provocadores; con rigor, rebasa el planteamiento que reduce el problema a una disputa entre neoclásicos y keynesianos, reconociendo la centralidad de la interacción entre los agentes, lo que hipotéticamente, daría mayor certidumbre al sentar instituciones más firmes para la regulación de los procesos económicos. Es un capítulo que ofrece elementos de reflexión esenciales, que abre camino para líneas de investigación en temas de frontera dentro de la ciencia económica.
Con carácter final, Mendoza Velázquez, comenta los aportes fundamentales de los capítulos previos, insistiendo en la importancia de pensar el presente para ofrecer un panorama diferente a los más afectados por la crisis financiera, que no necesariamente se ha superado, dada la perenne inestabilidad en diferentes economías. Ese debe ser el objetivo de la política económica, concluye Mendoza.
Reflexiones sobre la crisis financiera, es sin duda, una obra de gran importancia ante nuestro presente complejo y contradictorio, su composición fue muy bien cuidada, el orden de los capítulos lo hace de lectura ágil y atrapa al lector de un capítulo al siguiente; prevalece el rigor crítico pero propositivo ante la coyuntura actual, por lo que su lectura es obligada para los investigadores, docentes, alumnos e interesados en la vida económica y social de nuestro tiempo. En general, el nivel de las contribuciones es homogéneo, y sin duda, arroja luz en medio de un terreno oscurecido por la demagogia y la avaricia de las minorías que en México y el mundo detentan el poder.

20 de noviembre de 2011

INVITACIÓN

Se extiende una cordial invitación a la presentacion del libro: Reflexiones sobre la crisis financiera (CIIE-UPAEP/FCA-UNAM), coordinado por Alfonso Mendoza Velázquez, Karen Watkins Fassler y Francisco López Herrera. Con la participación de los autores:
Fernando Paz Sánchez y Francisco López Herrera.
Comentarios a cargo de:
Silvestre Méndez Morales y Mario Humberto Hernández López.
La cita es el jueves 24 de noviembre, a las 11:00 horas, en el auditorio Tomás López Sánchez, de la Biblioteca de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM.

Índice
Introducción 6
Gerardo Esquivel
Capítulo I: México y las políticas anticíclicas 12
Fausto Hernández Trillo
Capítulo II: La crisis sistémica y sus efectos en la economía mexicana 28
Fernando Paz Sánchez
Capítulo III: Entendiendo las crisis financieras y sus repercusiones
empresariales 49
Karen Watkins Fassler
Capítulo IV: La crisis financiera mundial y la volatilidad del mercado
accionario mexicano 61
Francisco López Herrera y Francisco Venegas Martínez
Capítulo V: Especulación, intervención y volatilidad del peso en la
crisis de 2008 87
Alfonso Mendoza Velázquez
Capítulo VI: El acceso al crédito en tiempos de crisis, las remesas y la
medición de la pobreza 102
Alfredo Cuecuecha y José María Da Rocha
Capítulo VII: Aprovechando la crisis económica-Hacia una salida con
bienestar 120
Mariano Rojas
Capítulo VIII: Crisis económicas y cambios de paradigma 147
Gonzalo Castañeda
Capítulo IX: Conclusiones generales 164
Alfonso Mendoza Velázquez

7 de octubre de 2011

INVITACION

Presentación del Libro
"Market Liberalism Growth and Economic Development in Latin America"

evento13oct2011

por los autores:

Dr. Gerardo Angeles Castro, Dr. Ignacio Perrotoni Hernández y Dr. Humberto Rios Bolivar.

Con los comentarios de los profesores del Departamento de Administración y Economía de la UAM-A: Dr. Mario Humberto Hernández López y Dr. Domingo Rodríguez Benavides.

Ubicación:
Galería del Tiempo -UAM A

Fecha:
13 de octubre de 2011, a las 16:00 hrs.

Organizan:
Departamento de Administración, DCSH, UAM-A
Área de Administración y Procesos de Desarrollo
Área Estado, Gobierno y Políticas Públicas
Grupo Mercado e Instituciones Financieras
Seminario Problemática Organizacional y Administrativa de las organizaciones en México.
Cuerpo Académico: Análisis y Gestión de las Organizaciones UAM-A
Departamento de Economía, DCSH, UAM-A

Responsables
Dr.Oscar Lozano Carrillo
Mtra. Anahí Gallardo Velázquez

29 de septiembre de 2011

Denuncia

¿Cómo puede formarse en valores cívicos adecuadamente a los jóvenes si los profesores violamos los reglamentos? Este profesor se estacionó en un retorno, en el estacionamiento de la FCA-UNAM. ¡Vaya vergüenza!

17 de julio de 2011

Vieja ciudad de hierro

Vieja ciudad de hierro, grisácea, humeante, idílicamente moderna. Respondes sin saber si los llantos silenciosos de tu sangre anónima corriente reclaman esas respuestas. Generosamente nos das cobijo en tus paredes; eres lo mejor y por lo mismo no nos dejas escapar... no podría ser de otra manera; dejarías de ser ciudad.

9 de julio de 2011

Adolfo Sánchez Vázquez: el valor de la crítica

Ha fallecido Adolfo Sánchez Vázquez. Filósofo, poeta, ...marxista. Sánchez Vázquez marcó una época dentro de la crítica marxista en México, América Latina y el mundo. Traductor de obras centrales en la filosofía moral y política, y en la estética, acercó a lengua española a grandes pensadores dentro de la tradición crítica, permitiendo nutrirse a un público mayor de una discusión de gran altura en el marxismo, gracias a la colección Teoría y Praxis que coordinó para la editorial Grijalbo. Sánchez Vázquez polemizó con los grandes de su tiempo, como Louis Althusser. Fue un marxista crítico, lejano al dogmatismo del materialismo dialéctico oficial, alentando la voz y el pensamiento revolucionario en pos de un marxismo humanista pero no idealista. La obra de Sánchez Vázquez atendió lo mismo la divulgación por medio de obras como su Ética, de importancia central en la enseñanza regular, hasta obras de una originalidad extraordinaria como su Filosofía de la Praxis.
Conocí la obra de Sánchez Vázques gracias a mis profesores, tuve la oportunidad de beneficiarme de su sabiduría por medio de las páginas que brindó al mundo mediante sus libros. He enseñado Ética en la Universidad Nacional Autónoma de México por casi diez años tomando como libro de texto su Ética. Organicé círculos de lectura tomando como piedra angular la Filosofía de la Praxis para dialogar con las diferentes posturas filosóficas, desde la metafísica hasta el existencialismo. Su idea de praxis ha sido central no sólo en mi pensamiento intelectual, sino ha sido una incitación a regular mi propio comportamiento (aunque no siempre con éxito, debo confesar). Para Sánchez Vázquez la acción puede dirimirse en dos grandes senderos: el pragmatismo oportunista, inmediatista e egoísta, o bien la praxis que busca transformar el mundo. Partiendo de la noción marxiana de la necesidad de transformar al mundo y no sólo interpretarlo, esa de la tesis once de las Tesis sobre Feuerbach, Sánchez Vázquez polemizó con los principales filósofos en México: Villoro, Xirau y Nicol.
Hombre exigente, puntual, progresista, disciplinado, pero generoso y siempre de izquierda, Sánchez Vázquez me sorprendió un día caminando pausada pero enérgicamente por los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, a la que asistí como estudiante durante tres años de mi vida. Pude verlo de cerca, pude examinar brevemente su trayecto, ese que iluminaba con estimulantes ideas en sus conferencias en las que exaltaba, explícita e implícitamente, el valor de la crítica. Ser crítico, enseñaba Sánchez Vázquez, no era ser contestatario o refractario; ser crítico era dudar metódicamente de lo que se nos revela como real a partir de la inmediatez de las apariencias y las prácticas ordinarias fijadas socialmente. Ser crítico es pensar que el orden prevaleciente puede ser mejor, que no debemos conformarnos con el mundo tal cual es. ¿Utopismo? Sí, porque Sánchez Vázquez enseñaba que si bien la utopía no era, debía ser.
Es por eso que el deceso de Sánchez Vázquez es una pena múltiple. Como persona, como filósofo, como profesor, como universitario, pero sobre todo como marxista, Adolfo Sánchez Vázquez deja un hueco tremendo. El marxismo ha quedado acéfalo. Hace un par de años murió Bolívar Echeverría, ahora Sánchez Vázquez. El marxismo, con eso ha perdido a sus dos grandes pilares en México, ambos nacidos fuera del país, pero adoptados por la posibilidad de abrigar su obra en la UNAM. La pérdida de estos dos grandes marxistas deja a la crítica golpeada, justo ahora que los tiempos adversos por los que atraviesa el país y el mundo tanto necesita.
Sánchez Vázquez nos deja, sin embargo, su obra importantísima, en la cual jóvenes y viejos, intelectuales y estudiantes, podemos hallar elementos fundamentales para comprender el valor de la crítica no contestataria. Descanse en paz el gran maestro Adolfo Sánchez Vázquez.

¿Por qué ganó el PRI el Edomex?

Viví con lejanía el proceso electoral en el Estado de México. La suerte estaba echada, y a pesar de todas las denuncias sobre las triquiñuelas de la maquinaria priísta, la oposición no logró contrarrestar los vicios que históricamente han acompañado al partido hegemónico en dicha entidad. El proceso de selección del candidato, en que contra la historia, se decantó hacia Ávila, denotó la voluntad priísta de no soltar las amarras al Estado de México, optando por un candidato con presencia estatal, aun a pesar de desistir de las ligas familiares. Peña Nieto operó a final de cuentas por Eruviel Ávila, e hizo todo lo posible, sin importar los contornos de la legalidad, por que éste ocupe la gubernatura y tape sus pifias y hurtos. Para ello contó con todo el apoyo de su partido, que movilizó recursos económicos para imponer mediáticamente la creencia de que Ávila ganaría sin duda alguna, lo que fue efectivo al desmotivar la resistencia ciudadana, con la colaboración de la ineptitud de la oposición. Pero además operaron figuras políticas muy rancias, muy desacreditadas pero muy efectivas como Elba Esther Gordillo y Carlos Salinas de Gortari.

La oposición política partidista vivió un momento crítico en el que se enfrentó a la disyuntiva de aliarse o ir por caminos separados. Algunos críticos, ingenuamente creen que en alianza el PRI hubiera perdido las elecciones. No pudo ser así. Y no es una cuestión méramente aritmética. Esa alianza, como la mayoría de ellas, responde a fines prágmáticos, que en el caso del Estado de México, no pudo haber resistido al pragmatismo, mayor todavía, del PRI. Y es que la cuestión de fondo imlpica reconocer que las viejas pero eficientes, prácticas priístas siguen funcionando por una razón: la complicidad del pueblo. El pueblo del Estado de México, como el del país entero, es un pueblo apático en materia política, adocenado a las costumbres clientelares, y eso tiene su raíz en la ignorancia. La falta de educación formal, pero también la falta de educación informal, esa que se aprende en la vida, en los valores, en la camaradería, etcétera, esa está ausente en buena parte del pueblo mexicano, que se ha tornado cínico y complaciente de un sistema que le escupe a la cara su mediocridad.
En México la gente vivimos en una gran farsa. En general el mexicano se ufana de ser maravilloso. Se dice que es un pueblo generoso, alegre, feliz... Y sin embargo, es un pueblo que responde con frío egoísmo ante el dolor ajeno. No soslayo que se conmueve ante la desgracia y lleva un kilo de arroz o frijol a los centros de acopio cuando acaece una catástrofe natural. Pero es indiferente ante el dolor ajeno de todos los días, ese que se deriva del desempleo, de la miseria, del atraso. En México todos los días se cometen actos viles que pasan desapercibidos porque nos hemos acostumbrado a vivir dentro de ese medio. Impunidad y corrupciónhacen la mezcla cotidiana que han desmotivado a una sociedad que contempla las fechorías de los encargados de dirigir la vida pública nacional. ¿Pero por qué esa sociedad lo tolera? ¿Por qué refrenda ese escenario decadente con su voto o su omisión? La respuesta tiene que ver con el desprestigio de la política, con la incredulidad de las propuestas, con la insensatez en que estamos hundidos. Por estas razones gana el PRI las elecciones, y por las mismas, es que México no tiene frente a sí un panorama promisorio, sino todo lo contrario. No existe una oposición capaz de concitar la esperanza, el interés y la voluntad de acción transformadora. Y es una lástima.

La Jornada en Internet

La Jornada en Internet

11 de junio de 2011

México: sus problemas, su gente y sus caminos

Los últimos días han sido de un aprendizaje tremendo. Durante cuatro fines de semana asistí a Querétaro a impartir un curso sobre Ética y responsabilidad social corporativa; me ha dejado una experiencia muy rica. Me ha dejado una cercanía con problemas muy diversos y que por mis compromisos inmediatos referidos a la agenda de investigación propia y las clases regulares tanto en la UNAM como en la UAM, habían quedado latentes en mi atención, tales como las condiciones del sector agropecuario nacional, las prácticas de las cajas de ahorro popular en regiones pequeñas, históricamente desatendidas del gran sector financiero volcado a la rentabilidad de corto plazo, pero sobre todo la postura ética, ideológica y política de un estado históricamente conservador como Querétaro; y me ha llamado mucho la atención la voluntad de trabajo, la decisión de acción propicia al desarrollo, aunque al mismo tiempo inmersa en una matriz ideológica que si bien reconoce la centralidad de atender los asuntos pendientes, acude a recursos fijos, como la filiación panista en varios asistentes al curso (mas no todos). La experiencia propia ha sido enriquecedora, así como el trato cordial y sincero de la mayoría de los asistentes al curso, esencialmente residentes de Querétaro, pero también de gente que asistía de Michoacán y San Luis Potosí.
En esta semana también tuve la posibilidad de participar en un Seminario sobre Políticas Públicas en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, en Pachuca; ahí se discutieron temas centrados en la necesidad de repensar el desarrollo a partir de diversas escalas. La experiencia fue interesante, aunque mi participación no tuvo la recepción que hubiera esperado, a componerse de un público ávido de fórmulas "mágicas" y obsequisas del voluntarismo. El desarrollo será imposible en un país como el nuestro --sostuve--, mientras no se desestabilice la estructura de poder prevaleciente, que tiende a la depredación de las capacidades sociales. "El Estado debe...", "el Estado debería...", "Si el Estado hiciera...", fue el tono constante que mezclaba ánimos trasnochados de un Estado que jamás ha sido plenamente desarrollista en México, ya que de haberlo sido, no se encontraría la nación en este estado tan desolador; por otra parte, reclama la participación de una "sociedad civil" idealizada, envuelta en un ánimo heroico, sin reconocer que la acción colectiva no es regular en un país como México, sino excepcional, sólo incitada ante la provocación de un agravio más.
Han sido experiencias extraordinarias que me obligan a tomar mayor perspectiva en mis investigaciones propias, a reconocer otras atmósferas, otras problemáticas, otros intereses y otras necesidades. México es un país muy heterogéneo, lo que queda patente en los recorridos que por carretera hice en estos días, admirando esa heterogeneidad en los paisajes propios del camino. Y a pesar de todo, hay un México que se mueve.

7 de mayo de 2011

Invitación

27 de abril de 2011

Siguientes Lecturas, SEO

Estudiantes del Seminario de Ética en las Organizaciones: 
Les informo de la siguiente lectura:
Le Möuel, Jacques. Crítica de la eficacia. Barcelona: Paidós.
Veremos todo el libro, por si gustan fotocopiarlo de una vez entero.
Para el lunes 2 de mayo, revisaremos la introducción y el capítulo 1, para el jueves 5, capítulos 2 y 3.
Saludos, MH.

25 de abril de 2011

Siguiente Lectura, Seminario de Ética en las organizaciones

Jóvenes: las ediciones varían, así que para evitar confusiones el capítulo para leer se titula: "Estructura social y anomia", del texto Teoría y Estructura Sociales, de Robert K. Merton. Por favor corran la voz.
Los compañeros que vayan a hacer ensayo, si tienen dudas o quieren mandar su idea preliminar, mi correo es:
mario.humberto.hernandez@gmail.com
Saludos, MH.

23 de abril de 2011

Dinero Sucio

'Dinero Sucio' busca dar una respuesta en torno a la crisis financiera
22 de abril de 2011 10:20



'Dinero Sucio'
'Dinero Sucio'
Foto: Difusión

Rodolfo G. Zubieta
Ciudad de México (MÉXICO). La mayoría de las personas todavía recuerda la crisis financiera que se vivió entre 2007 y 2010 en todo el mundo, y la cual tuvo su origen en Estados Unidos, pero la pregunta de cómo sucedió todo sigue volando en el aire.

El filme 'Dinero Sucio' intenta ofrecer una respuesta amplia al respecto.

La cinta ganadora del Óscar a Mejor Documental en la última edición de los premios, y que tuviera su premiere mundial en el Festival de Cannes en 2010, intenta revelar paso a paso lo que después culminaría en una ola de desempleo global, deudas estratosféricas y crisis a todos niveles.

"Habla sobre la corrupción sistemática de Estados Unidos por la industria de los sistemas financieros y las consecuencias de esa corrupción, que, al final del día, afectó a casi todos los países del mundo", indicó Charles Ferguson, director de la cinta.

Realizada en locaciones de Estados Unidos, Islandia, Inglaterra, Francia, Singapur y China, y narrada por el actor Matt Damon, Dinero Sucio reúne a una serie de líderes empresariales, funcionarios y académicos, entre los que se encuentran economistas como Nouriel Roubini y Simon Johnson y el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, entre otros.

Ferguson señala en el documental tanto a políticos como a ejecutivos de los grandes conglomerados bancarios como los principales impulsores de la toma de riesgos en lo que al final se convertiría en la crisis mundial más fuerte de la historia.

"Discúlpenme, pero debo arrancar señalando que, tres años después de que estallara nuestra horrible crisis causada por el fraude financiero masivo, ni un solo ejecutivo ha sido encarcelado, y eso está mal", puntualizó el cineasta cuando recibió el Óscar el pasado 27 de febrero.

16 de abril de 2011

Criterios generales para la presentación del ensayo final

Para los alumnos que optaron por evaluarse a partir de un ensayo, deberán hacerlo con base en los siguientes criterios:

1. El ensayo es personal e inédito, cualquier forma de plagio será sancionada ineluctablemente con la calificación de 5.
2. El ensayo deberá versar sobre alguno de los temas incluídos en el programa que se publicó en esta bitácora, cabe subrayar que difiere del que presenta la coordinación de investigación y ética.
3. El ensayo deberá estar basado exclusivamente en la bibliografía contenida en el programa citado.
4. El ensayo deberá tener estructura lógica: introducción, desarrollo, conclusión y bibliografía. El adecuado uso del aparato crítico es determinante.
5. El ensayo deberá tener una extensión mínima de 15 cuartillas y máxima de 25.
6. El alumno deberá presentar lo antes posible su ante proyecto para discutirlo antes que desarrollarlo.

28 de marzo de 2011

Siguientes lecturas para el Seminario de Ética en las Organizaciones

Lunes 28 de marzo.- Fromm, Erich: El miedo a la libertad, capítulo 4
Jueves 31 de marzo.- Marx, Karl: Manuscritos económico-filosóficos, primer manuscrito.
Lunes 4 de abril.- Conferencia (Semana Académica), auditorio Elizundia Charles (edificio de posgrado).

Jueves 7 de abril.- Veblen, Thorstein: Teoría de la clase ociosa, capítulos 1 y 2

Lunes 11 de abril.- Primer EXAMEN parcial
Jueves 14 de abril.- Proyección de "El Infierno" de Luis Estrada.

19 de marzo de 2011

La química del desamor

LEONOR SOLÍS*


La etapa de desenamoramiento provoca sentimientos contradictorios. Hace unas semanas escribí un artículo sobre la química del amor, en el que expuse los principios químicos de algunas de las inexplicables reacciones que sentimos cuando estamos enamorados, esta exaltación y obsesión por nuestro ser amado.

Hoy me inclinaré al otro lado de la balanza, la química de los corazones rotos. No sé si este dolor únicamente pueda ser equiparable al de la pérdida de un ser querido cuando muere, pero cuando el amor termina, otra clase de locura nos invade también.

En 2001 la doctora Fisher, especialista en estos temas, realizó un experimento utilizando el mismo protocolo que describí anteriormente, es decir, realizando una resonancia magnética de la actividad cerebral de las personas que acababan de romper con su pareja. Cada participante miraba la foto de su ex pareja, así como la de una persona neutra. Al igual que en el experimiento pasado encontraron actividad en las partes del cerebro relacionadas con la recompensa y el placer (el área segmental ventral y el núcleo caudado) la explicación se atribuye a que los amantes generalmente permanecen enamorados, por semanas, meses e incluso años después de haber sido rechazados por la otra persona.

Algunos psiquiatras, como Lewis, Iannon y Amini, han dividido el proceso de rechazo romántico en dos fases: la primera es la fase de protesta y la segunda es la de resignación y desesperación. Durante la fase de protesta los amantes abandonados generalmente dedican su tiempo a tratar de traer de vuelta a su amado. Disectan obsesivamente su relación tratando de establecer qué fue lo que hicieron mal. Los amantes decepcionados generalmente hacen actos dramáticos, humillantes e incluso peligrosos ante su ser amado: llegan de improviso a su trabajo, a su casa, y ruegan por otra oportunidad, hacen llamadas desesperadas e inoportunas, escriben correos electrónicos, cartas, ruegan, acusan e intentan volver a seducir a quien los abandonó.

Estos psiquiatras argumentan que la respuesta “de protestae_SDRq es una reacción básica de todos los mamíferos que rompen con alguna relación de tipo social. Consideran que se encuentra asociada con la elevada actividad de dopamina así como la de la norepinefrina. Que producen un alto nivel de alerta y estimulan al animal a realizar un llamado pidiendo ayuda para encontrar a quien los abandonó, generalmente su madre.

Cuando se termina con una pareja se dice que provoca dolor, estudios recientes con neuro-imágenes indican que el dolor emocional producido por exclusiones sociales afectan las mismas regiones cerebrales que lo hace el dolor físico. Así, podemos comprobar que el dolor físico que sienten las personas que acaban de romper con su pareja, es real.

Sin embargo, los problemas del amante rechazado pueden ponerse peor, cuando con el tiempo comienzan a darse por vencidos y a darse cuenta que su amor no volverá. Allí entra la segunda fase, al tener que enfrentar los intensos sentimientos de resignación y desesperación. Llenos de dolor, lloran sin parar, se quedan en la cama, se sienten perdidos en el espacio, beben mucho, ven televisión. Aun así, los sentimientos de la fase de protesta resurgen de tanto en tanto; pero generalmente los amantes rechazados o abandonados simplemente sienten mucha nostalgia y melancolía. En la década de 1990 un grupo de sociólogos analizaron a 114 personas que habían sido rechazadas por su pareja en las últimas ocho semanas, 40 por ciento sufría algún nivel de depresión clínica, de ellos 12 por ciento sufría una depresión severa. Este tipo de respuestas ha sido ampliamente estudiado en mamíferos y se ha encontrado que cuando los cachorros son abandonados por su madre, primero protestan, luego se aterran y finalmente presentan una respuesta de desesperación.

En seres humanos la respuesta de desesperación se ha asociado con diferentes redes cerebrales entre ellas las del sistema de recompensa. Conforme el amante abandonado va descubriendo que su recompensa (es decir, su amado) no volverá, las células generadoras de dopamina disminuyen su actividad, lo que en el cuerpo produce letargo, melancolía y depresión.

Si nos ponemos a pensar en las razones evolutivas de esta respuesta parecería absurdo que la naturaleza las inventara. ¿Para qué gastar tanto tiempo y energía que provoca la desesperación y la depresión? Se piensa que la depresión es un mecanismo adaptativo para lidiar con el desamor. La antropóloga Fisher argumenta que los altos costos sociales y metabólicos de la depresión son sus beneficios, que impulsan a buscar ayuda y promueven que tanto familiares como amigos se acerquen y provean de alivio. Además, la depresión provoca introyección, que impulsan la honestidad con uno mismo, así como a tomar decisiones difíciles que generan un crecimiento personal.

Se considera que los amantes rechazados reinciden al igual que los adictos a las drogas. Aún mucho tiempo después de que la relación terminó, personas, lugares, canciones asociadas con el ser amado, pueden desencadenar un pensamiento obsesivo y la compulsión por llamarlo, escribirle, buscarlo. Se ha comprobado que la química del amor y las regiones cerebrales asociadas al enamoramiento, son las mismas que las de los adictos a alguna clase de droga. Debido a que las reacciones del enamoramiento son euforia, obsesión, compulsión, distorsión de la realidad, dependencia física y emocional, cambios de personalidad y pérdida del control personal, algunos psicólogos tratan al enamoramiento como a una adicción.

Para los corazones rotos se recomiendan las mismas estrategias que para los adictos al alcohol o a las drogas, para salir adelante. En primer lugar evitar el contacto con la persona amada, sol, ejercicio, pueden ayudarnos a estabilizar la fisiología cerebral. Así como realizar nuevas actividades con la familia y con los amigos pueden incrementar la producción de dopamina, para mejorar el ánimo.

Estar enamorado produce enormes beneficios, incremento de energía, optimismo, gozo, intimidad, apoyo, compañía. Pero cuando un amor rompe, el rechazo puede llevar a uno de los sufrimientos humanos más dolorosos, el de un corazón roto.

* Centro de Investigaciones en Ecosistemas, UNAM, Campus Morelia.

2 de marzo de 2011

Solidario amigo, aromático y oscuro

Hoy, como casi todas las mañanas, desperté con ganas de tomar café. Reconozco que pocas cosas me son tan cotidianas, y a la vez tan extraordinarias, como el café. Tomo café a diario, y cuando es posible, con frecuencia más allá de la hora. Es una suerte de ritual preparar mis primeras tazas al despertar. Si tengo tiempo, muelo los granos yo mismo, a mi entero gusto, para que quede bien concentrado y despierte el aroma profundo. Si no hay tiempo, ni modo, recurro a la bolsa del café ya molido y a la cafetera sin grandes preámbulos.
Lo tomo solo, negro, y eso me hace pensar siempre, en lo que una querida compañera me decía, "tomas el café, así como tú eres"; y ella compartía mi gusto por el café así que nos acompañó silenciosamente como testigo sereno de nuestro adiós.
Es interesante todo lo relacionado al café. Los diferentes tipos, los aromas, las formas de prepararlo, los productos derivados como la miel de café con que aderezo mis hot cakes.
Me agradan los cafés capuccino, irlandés o expresso, pero rehuyo al instantáneo (generalmente no es café, sino garbanzo, como la "cosa" que vende nestlé). Pero mi elección básica es la más simple, la que no eligen los "de moda": el café americano (no con connotaciones gringas, sino porque se ha tomado así en América desde antiguo).
Soy asiduo al de Chiapas, de Oaxaca y de Guerrero, pero el que nunca me falla es el veracruzano, el de Córdoba. Cuando viajo a Veracruz regreso siempre bien surtido de licor de café, miel de café, dulce de café, y de éste en grano y molido.
Al café le debo los pocos momentos de lucidez que debo procurar para desempeñar algunas de mis tareas. Es imprescindible para que lleguen esos momentos de concentración que a veces achacamos a una musas danzantes al compás del humo que va y viene, caprichosamente entre los derroteros de la imaginación y la creación.
Hoy, y con el sano pretexto de las lluvias, tomo café mientras preparo mi exposición para una evaluación doctoral. Venga un buen sorbo.

20 de enero de 2011

Violencia y órdenes sociales





El reciente libro de Douglass C. North y sus colaboradores. De lectura obligada para comprender la instauración del poder en las sociedades, y su despliegue sobre el tejido social.
http://www.ewidgetsonline.com/dxreader/Reader.aspx?token=uaUvSPnI8Iy8D%2fzjVWNjJg%3d%3d&rand=756266603&buyNowLink=http%3a%2f%2fwww.cambridge.org%2faddtocart%2f9780521761734%2fnxtpg&page=&chapter=

3 de enero de 2011

Perspectivas para el 2011

No pretendo ser un aguafiestas, así que, una vez pasadas las celebraciones, me permito comentar una anécdota derivada de la cena de año nuevo. Una persona no muy cercana, con la que naturalmente no tengo la confianza plena y que además no sabe bien cómo soy, me preguntó si creía que el año sería mejor; la pregunta estaba cargada de una emotividad enmarcada por una sonrisa que podría decirse contenía eso que la gente llama . En mi deseo por no echar a perder la festividad, opté por caer en el lugar común de responder que espero que las cosas mejoren y que todo mundo le vaya bien. La verdad es que hay elementos subjetivos para desearlo, sobre todo porque está involucrado en ello la gente que más quiero. Pero más allá del ámbito volitivo, es necesario reconocer que las cosas no cambian "magicamente" por los meros deseos que, además, suelen ser emotivamente efímeros y cargados de una carga simbólica que los favorece, pero entrando en el terreno de lo objetivamente posible, es difícil negar el panorama desalentador.
Para que la gente, en abstracto, viva mejor, es decir, dejando de lado el esfuerzo pensonal, la decisión, la voluntad y la disciplina para desempeñarse con denuedo en las actividades de cada uno, hay un entorno que nos afecta en mayor o menor grado, y ese entorno no es alentador.
En materia económica, las cosas no parecen mejorar sustancialmente. A la alza generalizada de precios, que evidentemente lastimará el bolsillo de los que menos tienen y desatará los controles inflacionarios con políticas ortodoxas que sólo encarecen el crédito, frenan la inversión y promueven la especulación, hay que añadir los efectos del desequilibrio externo ante la asimétrica relación con Estados Unidos, la inestabilidad cambiaria asociada con la merma en la competitividad de la industria nacional y el desequilibrio comercial; el precario nivel de empleo; los salarios deprimidos, y su reflejo en la contracción del mercado interno, y en sí, una política económica incapaz de potenciar el crecimiento sostenido, por lo que en el mejor de los casos, habrá ese crecimiento mediocre que se sostienen con los endebles alfileres de la "estabilidad macroeconómica" (ese gran mito). Por el frente económico, no hay una perspectiva, mientras no termine este sexenio, de una mejora efectiva y estructural. México, económicamente, seguirá siendo un país mediocre.
En materia social, la inseguridad ha hecho presa de su dominio a la población en general. En diversos estados, y prácticamente en toda la República, el crimen organizado ha tendido sus redes y ha profundizado su nivel de arraigo, haciendo incapaz el intento de Calderón por enfrentar su poder. El baño de sangre ha sido desmesurado, en lugar de ser el "presidente del empleo" como prometió en su mentirosa campaña, Calderón se ha convertido en el "presidente de la inseguridad", lo que lo ha convertido en un auténtico peligro para México. Su estrategia ha sido un fracaso total, a pesar de que con todo su cinismo haya insistido en un mensaje transmitido en cadena nacional en que "vamos por el camino correcto". Las estadísticas de muertos ya comenzaron en estos pocos días del 2011 a proyectarse como otro año en que el crimen organizado se despliega abiertamente, sin una contención efectiva por parte de un gobierno terco e imprudente.
Por la parte política, el desgaste inmediato de un gobierno carente de legitimidad, habrá de exponerse con todo descaro en este año, como prolegómeno a la sucesión presidencial. Siendo lamentable que no se puedan acortar los mandatos por incapacidad manifiesta, tendremos que essperar hasta 2012 para saber si el pueblo de México se acerca a la madurez y se da un gobierno capaz de conducir con rumbo los destinos del presente y el futuro, pero por lo mientras habrá que presenciar el espectáculo de los aspirantes a la presidencia, sus intentos por mostrar su "rostro humano y sensibilidad", la "nueva imagen" de los partidos políticos que han creado esta catástrofe, y una maraña de frivolidad para definir las preferencias del electorado, con la complicidad canalla de la manipulación de los medios de difusión.
Por eso creo que, en medio de beneplácitos abstractos propios de un nuevo año, la crisis en que concretamente se hunde el país sólo terminará por hacer sentir todo su peso y parecerá desvanecerse en las distracciones mediáticas. No parece que será este un buen año en lo social, como por desgracia tampoco lo será en lo económico ni el lo político. Sólo me queda desear que los sujetos tengamos en la esfera íntima, la privada, la personal, esa del "mundo de la vida", momentos agradables, en medio de paz y serenidad.

Archivo del blog

Entradas populares

Seguidores

Buscar este blog