Bienvenido

Esta bitácora tiene como objetivo compartir algunas ideas, noticias y datos que considero interesantes en conexión con el ámbito económico, social y político.
Son bienvenidos todo tipo de comentarios, críticas y sugerencias para mejorar este espacio.
Toda expresión la emito bajo mi entera responsabilidad y en nada compromete a las organizaciones o personas con las que estoy ligado.
"LA CRÍTICA NO HA QUITADO LAS FLORES IMAGINARIAS DE LAS CADENAS PARA QUE EL HOMBRE SOPORTE A ESTAS ÚLTIMAS SIN FANTASÍAS NI CONSUELO, SINO PARA QUE SE DESPOJE DE ELLAS Y RECOJA LA FLOR VIVA".

-Irving Zeitlin

21 de octubre de 2009

La política del absurdo

Este 21 de octubre, en medio de una presión política y mediática fue aprobada la ley de ingresos 2010 que aumenta a 16% el IVA, a 30% el ISR y que aumenta el gravámen en 3% más a telecomunicaciones, incluyendo a como la internet, y asimismo, aumenta a 3% el impuesto sobre depósitos en efectivo (IDE), a partir de 15 mil pesos. Esto repercutirá negativamente en la economía, ya que como sabe todo aquél que tenga nociones acaso básicas de Economía, representa una política clara de contracción económica. En economía hay momentos, etapas referidas al ciclo económico, y en torno a ellas los gobiernos pueden actuar en un sentido contrario para aminorar el impacto de los vaivenes; es esto lo que los economistas llamamos políticas "contracíclicas" justo por ir en sentido contrario a la dinámica del ciclo; así, cuando éste va hacia la baja, lo recomendable es bajar los impuestos a fin de ayudar a la reactivación de la ecocomía, cuando las cosas van a la baja, esto es, caen las ventas, la producción, la inversión, el empleo, el poder adquisitivo, el consumo y de ello se deriva un cículo vicioso. En esos momentos, lo recomendable es hacer uso de la política monetaria y fiscal, para contravenir la caída de las variables macroeconómicas.
En cuanto a la política monetaria, se debe bajar la tasa de interés, ya que como precio del dinero, esto ayuda a que el crédito se abarate y pueda ser más accesible a posibles inversiones, esto puede hacerse incrementando la oferta monetaria, para financiar proyectos productivos. La otra palanca de la política económica es la herramienta fiscal, que debe incrementar el gasto público en obra que redunde productivamente y cree empleos, es decir, no gastar en propaganda gubernamental, sino en infraestructura, educación, modernización tecnológica, etc; la otra posibilidad es justamente bajar impuestos, con miras a que la población (familias y empresas) cuenten con un mayor ingreso disponible que circule en el flujo de la economía mediante consumo o inversión. Con estos elementos, se espera que la economía "se caliente" en el momento en que se congela. El lector puede revisar fácilmente las medidas de las principales economías ante la crisis desatada el año pasado, y notará que han hecho uso de estas prácticas económicas.
Sin embargo, los "habiles" tecnócratas que se han enquistado en la conducción de la política económica en México desde 1982 a la fecha (sin distingo de colores partidistas), para mostrar su "ingenio y creatividad" han hecho todo lo contrario, en sentido opuesto a lo que se hace con prudencia en el mundo, han subido impuestos, anuncian recortes al gasto en sectores tan necesarios como la educación, y ante un mercado crediticio víctima de bancos extranjeros rentistas, prácticamente liquidan las posibilidades de inversión para el siguiente año.
Con esto, se está encadenando la economía para que no crezca, se obliga a la sociedad a pagar impuestos que redundarán en un gobierno federal ocioso, obeso e ineficiente productiva y financieramente (¿habría que liquidarlo?), mismo que ha demostrado opacidad en tiempos que se tuvo excedentes fiscales por el alza en el precio internacional del petróleo.
El momento de aumentar impuestos, señores egresados de universidades privadas y ostentosas, es cuando el ciclo económico va hacia el alza, para aminorar las expectativas que pudieran ser desorbitadas y evitar el riesgo de un "sobrecalentamiento económico". Ahí es cuando se reduce el gasto, se encarece el crédito y se suben impuestos. Con decisiones como la Ley de Ingresos para 2010 sólo prolongarán la recesión e impedirán que México, en algún momento, pueda salir de su mediocridad económica. En la Universidad Nacional pueden aprender algo de Economía, bienvenidos cuando gusten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Seguidores

Buscar este blog