Bienvenido

Esta bitácora tiene como objetivo compartir algunas ideas, noticias y datos que considero interesantes en conexión con el ámbito económico, social y político.
Son bienvenidos todo tipo de comentarios, críticas y sugerencias para mejorar este espacio.
Toda expresión la emito bajo mi entera responsabilidad y en nada compromete a las organizaciones o personas con las que estoy ligado.
"LA CRÍTICA NO HA QUITADO LAS FLORES IMAGINARIAS DE LAS CADENAS PARA QUE EL HOMBRE SOPORTE A ESTAS ÚLTIMAS SIN FANTASÍAS NI CONSUELO, SINO PARA QUE SE DESPOJE DE ELLAS Y RECOJA LA FLOR VIVA".

-Irving Zeitlin

12 de septiembre de 2009

De ineptitud e irresponsabilidad económica

Recientemente, Felipe Calderón anunció diez puntos con los cuáles, según él, habría de darse un cambio "de fondo" en el país. Entre ellos, puso en primer término el combate a la pobreza. Posteriormente, el 8 de septiembre, al momento de enviar el paquete económico para el 2010, Agustín Carstens anunció una serie de medidas que han resultado sumamente polémicas por que, de facto, representan un aumento indiscutible de impuestos.
Se proyecta el aumento de tasa cero a una tasa de 2% a alimentos y medicinas, así como un incremento en el ISR de hasta 30%; esto es obviamente, un incremento de impuestos. El problema es que serán impuestos que hemos de pagar los contribuyentes cautivos, esto es, los pocos (diez millones) que pagamos impuestos por todos (más de cien millones); entre trabajadores independientes, asalariados y las pequeñas y medianas empresas. Por ende, este incremento fiscal, será un golpe asestado contra una parte muy limitada de la población, la que se halla indefensa ante el embate de Hacienda.
En estas iniciativas, se anunció igualmente un recorte al gasto público en rubros tan delicados como la educación, justo cuando las carencias del sistema educativo y su insuficiencia se revelan a niveles grotescos.
Además, se desaparecen tres secretarías de Estado como Turismo, Función Pública y Reforma Agraria; mismas que, si bien nunca fueron plenamente necesarias y su funcionamiento ha resultado fútil, aumentará el desempleo entre trabajadores de confianza que aun laboran y que son quienes resultan más productivos, ya que aquellos trabajadores de base, serán trasladados a otras dependencias, y generalmente son burócratas poco eficientes y con un compromiso con el servicio público frágil por no decir inexistente.
Por último, se incrementa el precio de ciertos bienes como tabacos, bebidas alcohólicas y telecomunicaciones.
El argumento con que se ha pretendido justificar esta decisión errónea, ha sido el de "tapar el boquete fiscal", abierto por la caída de los precios petroleros que ha puesto en jaque el presupuesto de este año, en medio de una crisis profunda que ha exigido un aumento excepcional del gasto.
Para tapar ese boquete, producto de la impericia en las deciciones y proyecciones del gobierno federal, además ha habido un chantaje bajo la idea de que este golpe a la menguada clase media, servirá para "ayudar a los pobres". La pregunta es, ¿realmente quiere el gobierno acabar con los pobres?, ¿tiene la decisión de minar a su base cautiva de votantes, dependientes de las migajas de ayuda con las cuáles mantiene en estado de latencia a gruesas capas de pobres, las que se han engrosado con los gobiernos panistas? Obviamente no hay la decisión de abatir la pobreza, sino de ensanchar la base de votates para el partido oficial.
Estas medidas son, a todas luces, contraproducentes. Se trata de medidas procícliclas, es decir, recesivas en medio de una crisis profunda y de la cual no hay asomo de superar en el mediano plazo. Agravarán la parálisis económica ya que merma el ingreso disponible para el consumo, lo que evitará la recuperación del mercado interno, alimentando la vocación hacia la informalidad; asimismo, evitará la inversión ya que grava no a la riqueza, sino al capital, lo que lastima al pequeño y mediano empresario, en tanto que no ataca la evasión legal de las grandes corporaciones, evasión que es consentida por las autoridades federales, gracias a componendas políticas.
Ello se traducirá en una crisis de empleo, ya que sin inversión el empleo no se recupera. Por lo que el clima social se agrava, en un contexto tan crítico como el presente, en el que la crisis se extiende a todas las áreas de la vida social y privada.
Por si fuera poco, animará presiones inflacionarias, ya que el aumento de impuestos suele ser diferido desde el productor al consumidor final, quien no tiene a quien trasladar el costo. Un incremento inflacionario rompería los esfuerzos tan rígidos por combatir la inflación, que hemos vivido las últimas dos décadas. El desbordamiento de los precios, será el corolario que desnude la insensatez de este paquete económico.
El paquete económico, responde a las directrices ortodoxas, siguiendo las recetas clásicas del Fondo Monetario Internacional en boga antes de la crisis, ya que la misma, ha evidenciado que son contraproducentes. Carstens hace gala de su dogmatismo, y Calderón de su ignorancia y torvedad al endilgar el costo de la crisis y los errores gubernamentales a una población castigada por la crisis que no provocó.
Llama la atención que académicos, calificadoras financieras, consultoras, sindicatos, agrupaciones campesinas, y por increíble que parezca, las cámaras empresariales más poderosas, han mostrado su desacuerdo con este paquete. Se ha configurado una coincidencia atípica entre sectores, muchas veces antagónicos, en contra de esta iniciativa.
Cabría esperar que fuera frenada en el Congreso, pero por desgracia ya actores políticos priístas de alto nivel, se han reunido con las autoridades federales y específicamente hacendarias para discutir la aprobación del paquete económico. La historia reciente sugiere que cuando panistas y priístas se reúnen "en lo oscurito", el país pierde y la población en general asume el costo de las crisis. Malas noticias, inocultables aun cuando se quiera distraernos con farsas como los "aerosecuestros".

2 comentarios:

  1. Yo sigo sin descifrar cómo se va a ayudar a los más pobres aumentándoles un 2% a todo lo que consuman. Misterio. Supongo que van a tener calles perfectamente pavimentadas mientras se mueren de hambre.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que tampoco se verá reflejado en pavimento amigo de nombre irreproducible; la lógica es: empobrecer más a la gente, para extender el control corporativo electoral por medio del asistencialismo. Ah, y corregir las finanzas públicas, que tendrán equilibrio fiscal, con más de medio país en la pobreza. Kafkiano.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Seguidores

Buscar este blog