Bienvenido

Esta bitácora tiene como objetivo compartir algunas ideas, noticias y datos que considero interesantes en conexión con el ámbito económico, social y político.
Son bienvenidos todo tipo de comentarios, críticas y sugerencias para mejorar este espacio.
Toda expresión la emito bajo mi entera responsabilidad y en nada compromete a las organizaciones o personas con las que estoy ligado.
"LA CRÍTICA NO HA QUITADO LAS FLORES IMAGINARIAS DE LAS CADENAS PARA QUE EL HOMBRE SOPORTE A ESTAS ÚLTIMAS SIN FANTASÍAS NI CONSUELO, SINO PARA QUE SE DESPOJE DE ELLAS Y RECOJA LA FLOR VIVA".

-Irving Zeitlin

31 de julio de 2009

Superfluidad y derroche

Mientras el país puede caer este año alrededor de 10% del PIB, lo que significaría una de las peores crisis de nuestra historia, con una caída del empleo de cerca de 800 mil plazas, de acuerdo con las cifras oficiales, que suelen ser muy "optimistas" (hablaríamos entonces de un millón de nuevos desempleados); al presidente impuesto de nuestro país se le ocurrió la brillante idea de crear un nuevo artilugio de identificación, denominado "Cédula de identidad ciudadana". Hace años, cuando se creó la inútil Cédula Unica de Registro Poblacional, sí, esa fútil CURP, se vendió la idea de que sería nuestra máxima cédula de identificación para no mezclarse con la del IFE, que se reservaría como mera cartilla para votar. La realidad es que es más práctico y regular emplear la del IFE, que cuando menos, ante la sospecha de que no si no se respeta el voto, al menos sirve para identificarse cabalmente.
Calderón se equivoca nuevamente con este gasto inútil que representará una sangría innecesaria a las ya menguadas finanzas públicas, para lo que ya se cierne la amenaza de aumento de impuestos para el siguiente ejercicio fiscal.
No cabde duda de que a la clase política poco o nada le importa la vida cotidiana de los ciudadanos, que además de recibir menos ingresos, recibimos menores recursos provenientes de los impuestos que algunos (muy pocos) pagamos. A eso, habrá que, además, invertir el poco tiempo que tenemos en trámites engorrosos ante una burocracia poco preparada e insensible, para tramitar la famosa cédula de identificación ciudadana, que, como la CURP, no servirá para gran cosa, más que para recordarnos en tumultuosos trámites, que debemos contar con ella y numerosas fotocopias.
México, tan agobiado y tan distraído de lo central, para ocuparse de fatuidades producto de la "creatividad" de ciertos tipos, así como de las imposiciones de grupos ultra-conservadores en el extranjero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Seguidores

Buscar este blog